Leyendas

La leyenda de la diosa Pachamama

Cuenta una leyenda de los dioses incas que hace millones de años, desde el cielo dos hermanos, Pachacamac y Wakon, posaron su atención en una atractiva y encantadora joven: la diosa Pachamama.

Una de las herencias del imperio incaico y que ha sobrevivido a la destrucción y barbarie de la conquista española es la creencia y adoración a la pachamama.

¿Qué es la pachamama?

El termino pachamama, es de origen quechua y está formado por la unión de dos palabras, “pacha” que significa universo, mundo, tiempo y “mama” que significa madre. Se la considera una diosa andina, relacionada con la tierra, la creación y la fertilidad.

La pachamama es una deidad siempre presente para los creyentes con la cual se dialoga pidiéndole sustento o perdón por alguna falta.

Pachamama
Pachamama, símbolo de dualidad

La Leyenda de la Pachamama

Las tradiciones indígenas del noroeste argentino, Bolivia, parte de Chile, Perú o en todas partes donde alguna vez haya existido el Imperio Inca, describen la leyenda de la Pachamama como una mujer de baja estatura, de pies y cabeza desproporcionadamente grandes en relación a su cuerpo y una serpiente usada como lazo.

Cuenta la leyenda que hace unos miles de años, surgió la rivalidad entre dos hermanos, por el amor de una atractiva joven, llamada Pachamama. Pachacamac (el dios Creador del Mundo) y Wakon (el dios del Fuego y del Mal).

Atraídos por su gran belleza, ambos dioses quisieron conquistar el corazón de la hermosa diosa. La joven eligió por esposo al dios Pachacamac, motivando de esta manera la ira del dios Wakon, quien lleno de odio ocasiono grandes inundaciones, muerte y hambre sobre la faz de la tierra, por lo que fue expulsado del cielo.

Pachacamac conmovido por la devastación provocada por su hermano, bajó del cielo a enfrentar a su hermano en una brutal pelea que luego permitió restablecer el orden del planeta. Wakon, derrotado, fue condenado al destierro en una cueva de la montaña más lejana.

Ambos dioses Pachacamac y Pachamama, vivieron en la tierra como seres mortales y tuvieron dos hermosos hijos llamados Wilkas.

Un día de manera inexplicable Pachacamac desaparece al caer al mar de Lurín (Lima) y muere ahogado quedando convertido en una isla. A partir de ese día la oscuridad se apodero de la Tierra.

Pachacamac
Pachacamac

Pachamama y sus niños vagaron sin rumbo, desconsolados. Al encontrarse un día en la tierra de Canta (sierra de Lima) vieron una pequeña luz de fuego en lo alto de una montaña y se acercaron rápidamente.

Ingresaron a una cueva conocida con el nombre de Waconpahuin, habitada por un hombre que los invitó a pasar, (se trataba de una trampa del malvado Wakon, quien tenia la habilidad de tomar formas diferentes).

En el fuego hervían unas papas en una olla de piedra y, dirigiéndose a los niños, Wakon les pidió que fuesen a una fuente a traer agua, pero el cántaro que les dio estaba rajado para que los gemelos tardasen en regresar.

Al estar solo con Pachamama Wakon intento seducirla nuevamente. Al no lograr su cometido Wakon encolerizó y la mató sin titubear.

El espíritu de Pachamama se alejó hacia las alturas para convertirse en la Cordillera Central de los Andes.

Los hermanos Wilkas

Los hermanos Wilkas quedaron huérfanos, huyendo de Wakon quien pretende ajusticiarlos. En su huida son ayudados por los animales que despistan al malvado Dios. Wakon se dirige engañado a la cumbre de una montaña en busca de los niños. Pero el destino, o la acción de Pachacamac provoca su caída hacia el abismo. La muerte de Wakon ocasiono fuertes temblores de tierra.

Los niños son alimentados y cuidados por una zorra, quien incluso le brinda su sangre.

Cuando el espíritu de Pachacamac vio desde el cielo su sufrimiento, decidió llevarlos de regreso junto a él. Un día los niños vieron bajar del cielo dos cuerdas doradas brillantes, ambos se miraron sorprendidos y decidieron tomarla con precaución.

La cuerda se recogía suavemente, por lo que los niños llegaron rápidamente al cielo, en donde los recibió su padre el Dios Pachacamac, quien les otorgó un lugar de privilegio en su reinado en la Tierra.

El Wilka varón se transformó en el Dios Sol y la mujer en Luna, dando lugar de esta manera al día y la noche.

La diosa Pachamama agradecida por la ayuda de todos los animales se convierte en protectora de la naturaleza y de todos los seres vivos, recibe el don de la “Fecundidad Generadora”.

Desde entonces la diosa Pachamama envía sus favores a la tierra, dejando caer lluvias, fertilizando la tierra y haciendo brotar los tallos de las plantas.

Cada 1 de agosto sus seguidores, fieles o creyentes veneran su día. El ritual ancestral consiste en encender caña y ruda y enterrar comida como agradecimiento por el alimento que la tierra provee.

Festejo a la Pachamama
Festejo a la Pachamama

Para los creyentes aborígenes del lugar, todo lo esencial proviene de la tierra, sin ella cada ser de este planeta es incapaz de sobrevivir. La esencia de la vida misma tiene su origen en la “Pacha” al cual nosotros los humanos le debemos rendir benevolencia porque de ella depende la fuerza procreadora de la naturaleza.

La historia de la Pachamama presenta muchas similitudes con otras historias o mitos de deidades en otras regiones del mundo. Si dicha similitud es pura coincidencia o es parte de un ancestro común, por el momento es una pregunta a la cual no le he encontrado respuesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba