Parapsicologia

La telepatía en la Unión Soviética

La guerra fría sin duda logro una competencia desmesurada entre las dos potencias mundiales.

Tanto personal de la CIA como de la KGB corrían una carrera despiadada en busca de resultados que “neutralicen al enemigo”.

Es así que el fisiólogo doctor Leonid Vasíliev, afirmaba que había utilizado sujetos hipnotizados para investigar la «radio mental», y cuando en 1962 publicó su obra “Experiments in Distant Influence”, reveló que él y otros investigadores habían logrado que pacientes hipnotizados actuaran obedeciendo órdenes telepáticas y hasta que hipnotizaran telepáticamente a otros.

¿Quién fue Leonid Vasíliev?

Leonid Vasíliev nació el año 1891 en la Unión Soviética, fue catedrático de neurofisiología en el Instituto de Investigaciones sobre el Cerebro de la Universidad de Leningrado, miembro de la Academia Soviética de las Ciencias y fue galardonado con el título de la Orden de Lenin.

Desde el año 1921 hasta mediados de 1938, llevo a cabo numerosos experimentos sobre percepción extrasensorial (E.S.P)

Leonid Vasiliev
Leonid Leonidovich Vasiliev (1891-1966) fue un parapsicólogo y fisiólogo soviético ruso

Los trabajos telepáticos de Leonid Vasíliev

“En una ocasión, una mujer que tenía el lado izquierdo del cuerpo paralizado fue sometida a experimentación. Su dolencia era psicosomática, y una vez hipnotizada, movía con facilidad su brazo y su pierna izquierdos”, escribió Vasíliev

Pero Vasíliev descubrió que, sin necesidad de hipnotizarla, con sólo darle órdenes mentales, la paciente movía la mano, el brazo o el pie paralizados.

Vasíliev tuvo ocasión de demostrar esta comunicación mental ante un grupo de observadores. Como precaución extraordinaria, la paciente tenía los ojos vendados, y durante la sesión no se pronunció ni una palabra. Cada orden fue escrita y mostrada a los observadores antes que Vasíliev o su colega, el hipnotizador doctor Finne, se concentraran en ella.

La mujer obedeció con notable exactitud, y hasta pudo decir si era Vasíliev o Finne quien le daba instrucciones.

Vasíliev, afirma que la telepatía es un hecho

En 1963 en la ciudad de Moscú, Vasiliev se reunió en casa de unos amigos con el jugador de baloncesto Autantil Lomsatze, el cual tenía brillantes habilidades telepáticas.

Vasiliev lo llevó a su laboratorio y observó que las aptitudes telepáticas de Lomsatze se desarrollaron aún más durante los experimentos que llevaron a cabo.

En las pruebas se pudo establecer que Lomsatze era capaz de leer los pensamientos humanos, sin importar el idioma de los emisores.

Vasiliev pensó que su presencia era imprescindible para que Lomsatze aumentara sus habilidades en la India, país en el cual las capacidades psíquicas se encontraban más desarrolladas.

La agencia de inteligencia soviética (KGB) fue informada acerca de las habilidades del deportista y mostro mucho interés sobre las investigaciones del científico.

Es así que consiguió los medios para el viaje bajo la condición de poder disponer la agencia soviética de sus habilidades a su regreso.

Vasiliev murió en 1966 sin haber acabado su labor junto a Lomsatze y nunca se informó el grado de avance del proyecto.

Cambios cerebrales en sesiones telepáticas

Los rusos han realizado demostraciones aún más sorprendentes de telepaa, usando a un biofísico, Yuri Kamensky, y a un actor y periodista de Moscú, Karl Nikoláiev.

Kamensky estaba en la ciudad de Novosibirsk y Nokoláiev en Moscú, y un comité de científicos supervisó la sesión. Los resultados proporcionaron pruebas abrumadoras de la comunicación mental entre los dos hombres.

En una prueba, Nikoláiev describió correctamente seis objetos que habían sido entregados a Kamensky; también pudo identificar 12 de 20 cartas. Lo más notable de estos experimentos rusos es que los científicos lograron producir una confirmacn instrumental de que algo paranormal estaba sucediendo.

Conectaron a Nikoláiev a un electroencefalógrafo que controlaba las ondas cerebrales. Descubrieron que, en cuanto Kamensky comenzó a
transmitir imágenes, las ondas cerebrales de Nikoláiev se alteraron.

Sobre estas premisas idearon una técnica para transmitir mensajes en código Morse. En vez de pedir a Kamensky que pensara en un objeto, le pidieron que imaginara que luchaba con Nikoláiev.

Los científicos de Moscú que controlaban la grabación de las ondas cerebrales de Nikoláiev, pudieron observar que se producía un cambio definido en el modelo, cada vez que Kamensky imaginaba que estaba luchando con él.

Kamensky pudo transmitir «puntos» y «rayas» Morse imaginando «luchas» de distinta duración: los «asaltos» de 45 segundos producían un estallido de actividad que se interpretaba como una raya, mientras un asalto de 15 segundos se leía como un punto.

De esta forma, los científicos que estaban en Moscú pudieron identificar la palabra mig (que en ruso significa instantáneo) que Kamensky había transmitido en Morse a 3200 km de distancia.

Curiosamente, una técnica similar que utilizaba un método diferente se dio a conocer con éxito en Occidente. Fue a consecuencia de un descubrimiento accidental del investigador checo doctor Stepan Figar, quien observó que pensar intensamente en una persona, aumenta  el volumen sanguíneo del individuo, cambio que puede ser medido con exactitud por un aparato llamado pletismógrafo.

Deja tu correo electronico y recibe nuestros artículos... Gracias

2 comentarios

  1. Hola muy buen artículo. pero quería decirte que en 1891 la Unión Soviética no existía aún y normalmente se indica el lugar de nacimiento con el nombre que tenía en su momento, imagino el imperio ruso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Total
0
Share