Ocultismo

La Piedra Filosofal

Imagina poseer una sustancia capaz de convertir cualquier metal en oro, o quizás acceder a la vida eterna.

¿Qué es la Piedra Filosofal?

La piedra filosofal es una sustancia alquímica legendaria. Según se pensaba, ésta era capaz de convertir metales como el plomo en oro, pero por lo que es aún más conocida, es porque se cree que podría otorgarle inmortalidad a su portador.

¿Cuál es el origen de la Piedra Filosofal?

Los orígenes de la piedra filosofal son difusos (de hecho, tampoco se ha comprobado su existencia), pero parece hacer referencia a una antigua teoría alquímica que proponía analizar los elementos Aristotélicos en términos de sus cuatro “cualidades básicas”: calor, frío, sequedad y humedad. (ver el artículo de Alquimia).

De dicha teoría se desprende el fenómeno de transmutación, es decir, el cambio de la naturaleza de un elemento en función del cambio en sus cualidades.

Tipos de Piedra Filosofal

Existirían dos tipos de piedra, la roja y la blanca.

La roja, sería capaz de transmutar metales innobles en oro. Se obtendría empleando la Vía Seca.

La blanca, capaz de transmutar metales innobles en plata. Se obtendría a través de la Vía Húmeda.

En ambos casos el elemento de partida seria el mismo; la pirita de hierro.

Características de la Piedra Filosofal

Podemos decir que la definición de Piedra Filosofal es un poco extraña, ya que los supuestos descubridores se refieren a ella en textos poéticos antiguos.

De hecho, se dice que podría ser un compuesto liquido el que utilizaban los alquimistas como piedra filosofal. Sin embargo, otros los describen como un polvo rojo o amarillo.

Las descripciones para tratar de explicar las características de la Piedra Filosofal son esotéricas y simbólicas. Por lo que se hace difícil una interpretación, pero se dice que uno de los ingredientes principales fue el mercurio.

La mezcla de otros ingredientes aún continua en debate, aunque lo que sí se sabe es que debe estar mezclada siempre con fuego.

La ambición por obtener la piedra filosofal y así poseer el “don” de convertir el plomo en oro y acceder a “poderes sobrenaturales” se llevó la vida de muchos osados.

La explicación de cómo esta piedra podría conceder tal cosa, es que los alquimistas creían que todos lo demás metales, aparte del oro, eran imperfectos. Por lo tanto, esta Piedra Filosofal quitaría todas esas imperfecciones transformando así los metales en oro.

La piedra filosofal no es para los profanos

La alquimia establece un lenguaje confuso, repleto de simbología con el fin de despistar intencionalmente a quien quiera obtenerla.

Por ejemplo, se supone que las referencias constantes al Azufre y al Mercurio, no hacen referencia a estos elementos químicos, sino a otra sustancia solo conocida por los alquimistas. Es por ello que algunos autores mencionan el mercurio de los filósofos, con el fin de dar una pista subliminar a los entendidos.

Newton y la piedra filosofal

Casi seguro todos recordamos a Isaac Newton, luego de que una manzana le cayera en la cabeza en el año 1666 y formulara la ley de la gravitación universal.

Pero Newton, no solo se ocupó de la física, también era un asiduo investigador de los llamados “temas ocultos”, como ser la cronología, la alquimia, la cábala o la interpretación de los textos bíblicos.

Su trabajo sobre la alquimia salió a la luz cuando se hicieron públicos sus manuscritos del siglo XVII. El físico, dedico gran parte de sus días, a encontrar la piedra que contendría la respuesta a muchos misterios alquímicos. La llamada piedra filosofal.

Según Newton, fue la piedra filosofal la que mantuvo el universo unido y en funcionamiento. Creía que era omnipresente y sin ella, el universo nunca habría sostenido la vida.

Su obsesión por esta piedra, dicen algunos estudios, es lo que le ayudó a formular la teoría de la gravedad.

Newton creo un documento de ocho páginas al que tituló Opus Galli Anonymi, el cual detalla los pasos a seguir para crear la famosa piedra de la vida eterna. En él incluye los ingredientes y el proceso químico.

Este documento no se había visto desde 1936, cuando fue adquirido por un coleccionista. Hasta el momento no se sabe de la existencia de más copias y se encuentra entre los textos más raros del científico.

La asociación Chemical Heritage Foundation (CHF) en Filadelfia, EE.UU., compró en una subasta el manuscrito y lo hizo público.

En este histórico documento, el genio británico explica en latín e inglés, la receta del «mercurio sófico», una sustancia clave del proceso alquímico para lograr la famosa piedra filosofal. Unas instrucciones que Newton copió, por lo visto, de otro alquimista, el estadounidense George Starkey, tras tomar algunas notas, corregir y reescribir el texto original.

Newton escribió más de un millón de palabras sobre alquimia durante toda su vida, es incuestionable que ambas (tanto la alquimia como la física) tuvieron un papel ciertamente relevante en la vida del genio.

La transmutación en la actualidad

Aquel que obtuviera la piedra filosofal amplificaría su conocimiento. Pero ¿qué podemos decir de la alquimia hoy en día?

El concepto de transmutar elementos no es del todo imposible. En el siglo XX, varios científicos lograron transformar átomos de plomo en oro mediante reacciones nucleares.

Estos átomos de oro resultaron ser muy inestables; sólo resistían unos segundos para luego desintegrarse, pero sin duda se trataba de un gran avance.

Actualmente, los científicos consideran que la mayoría de prácticas alquimistas eran totalmente inútiles, porque se basaban en elementos naturales.

Según los adelantos técnicos y de conocimiento con que contamos en la actualidad, la falta de conocimiento ha llevado a los alquimistas a tener una comprensión muy alejada de la realidad.

Cesar Bugari

Hola puedes saber sobre mi en la pagina de Quien Soy

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
×
×