Nibiru

La deformación del sistema solar exterior indica la presencia del Planeta X

Un objeto u algo desconocido está deformando el plano orbital promedio del sistema solar exterior

La deformación del sistema solar exterior indica la presencia del Planeta X

Más allá de Neptuno y casi en los confines de nuestro sistema solar nos encontramos con el Cinturón de Kuiper, un denso cinturón de pequeños y enormes cuerpos que flotan por el espacio.

¿Qué es el cinturón de Kuiper?

El cinturón de Kuiper es lo que los científicos denominan un disco circunestelar en el exterior del sistema solar. El mismo se extiende desde la órbita de Neptuno a 30 unidades astronómicas (UA) hasta aproximadamente 50 UA del Sol.

Podríamos decir que es similar al cinturón de asteroides, pero mucho más grande: unas 20 veces más ancho y 20 a 200 veces más masivo.

Cinturón de Kuiper
Cinturón de Kuiper

¿Por qué se deforma el Cinturón de Kuiper?

Científicos de la Universidad de Arizona han hecho un descubrimiento en los mismísimos confines del Cinturón de Kuiper.

Un objeto de masa planetaria desconocido e invisible puede estar “observándonos” en los confines de nuestro sistema solar. Según los científicos este objeto sería diferente y mucho más cercano que el denominado Planeta Nueve. Un planeta o una estrella fallida de la cual aún esperamos confirmación.

Evidencias del Planeta X

En el artículo, los científicos que participaron de las investigaciones Kat Volk y Renu Malhotra del Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona, o LPL (según sus siglas en ingles), presentaron evidencia convincente de la existencia de un cuerpo planetario aún por descubrir con una masa intermedia entre Marte y la Tierra.

La misteriosa masa planetaria, explican los autores, solo ha revelado su presencia, por ahora, al deformar los planos orbitales de una gran población de rocas heladas conocidas como el Cinturón de Kuiper, en las afueras del sistema solar.

Sistema Solar - Cinturón de Kuiper y Nube de Oort
Sistema Solar – Cinturón de Kuiper y Nube de Oort

El Cinturón de Kuiper, está formado en su gran mayoría por escombros rocosos que quedaron de la formación del sistema solar. Estos presentas inclinaciones orbitales que promedian lo que los científicos planetarios llaman el plano invariable del sistema solar

Volk y Malhotra, descubrieron que en una fracción del Cinturón de Kuiper, el plano medio se encuentra inclinado unos ocho grados del plano invariable.

En otras palabras, un objeto u algo desconocido está deformando el plano orbital promedio del sistema solar exterior.

«La explicación más probable de nuestros resultados es que hay una masa invisible«, dice Volk. «Según nuestros cálculos, se necesitaría algo por lo menos tan masivo como Marte para causar la deformación que medimos«, agrego categóricamente.

¿Cómo se realizó el estudio que busca al Planeta X?

Como hemos mencionado, el Cinturón de Kuiper se encuentra más allá de la órbita de Neptuno y alberga una gran cantidad de los denominados planetas menores, en su mayoría pequeños cuerpos helados y algunos planetas enanos.

Para realizar el estudio, Volk y Malhotra analizaron los ángulos de inclinación de los planos orbitales de más de 600 objetos con el fin de determinar la dirección común sobre la cual precesan todos estos planos orbitales.

Cabe aclarar para aquellos que no lo sabíamos, que la precesión o movimiento de precesión es el movimiento asociado con el cambio de dirección en el espacio, que experimenta el eje de rotación de un cuerpo.

Según Malhotra, profesora de investigación científica de Louise Foucar Marshall y profesora de ciencias planetarias de Regents en LPL.

«Imagina que tienes montones de peonzas (1) que giran rápidamente, y le das a cada una un ligero empujón. Si luego tomas una instantánea de ellos, encontrará que sus ejes giratorios estarán en diferentes orientaciones, pero en promedio, apuntarán al campo gravitacional local de la Tierra”.

(1) Una peonza es un cuerpo que puede girar sobre una punta sobre la que sitúa su centro de gravedad de forma perpendicular al eje de giro

«Esperamos que cada ángulo de inclinación orbital de los KBO (objetos del Cinturón de Kuiper) esté en una orientación diferente, pero en promedio, todos apuntarán perpendicularmente al plano determinado por el sol y los grandes planetas».

Podríamos pensar al plano orbital promedio de los objetos en el sistema solar exterior como una hoja flotando, este debería ser bastante plano más allá de las 50 UA, según explica Volk.

«Pero yendo más allá de 50 a 80 AU, encontramos que el plano promedio en realidad se aleja del plano invariable«, explica.

«Existe un rango de incertidumbres para la deformación medida, pero no hay más del 1 o 2 por ciento de probabilidad de que esta deformación sea simplemente una casualidad estadística de la muestra de los KBO«.

En otras palabras, mas mundanas, lo más probable es que el efecto sea una señal real más que una casualidad estadística. Según los cálculos, un objeto con la masa de Marte orbitando aproximadamente a 60 UA del sol en una órbita inclinada unos ocho grados (al plano promedio de los planetas conocidos) tiene suficiente influencia gravitacional para deformar el plano orbital de los KBO distantes unos aproximadamente 10AU a cada lado.

«Los KBO distantes observados se concentran en un anillo de aproximadamente 30 UA de ancho y sentirían la gravedad de un objeto de masa planetaria con el tiempo«, dijo Volk

«Por lo que la hipótesis de que una masa planetaria cause la deformación observada no es descabellada a lo largo de esa distancia»  

Ambos científicos, descartan la posibilidad que este objeto, el cual aún permanece en las tinieblas sea el famoso Planeta Nueve, cuya existencia se ha sugerido en otros estudios.

Se predice que ese planeta o estrella fallida es mucho más masiva (alrededor de 10 masas terrestres) y se encuentra mucho más alejado entre 500 y 700 AU.

«Eso está demasiado lejos para influir en estos KBO», dijo Volk. «Ciertamente tiene que estar mucho más cerca de los 100 AU para afectar sustancialmente a los KBO».

Porque no hemos encontrado al Planeta X

Para Malhotra y Volk, la respuesta tiene un grado simplicidad. Aun no hemos buscado en todo el cielo objetos distantes del sistema solar.

El lugar más probable donde podría estar escondido un objeto de masa planetaria sería en el plano galáctico, pero esta área es tan densamente poblada de estrellas que los estudios del sistema solar tienden a evitarla.

«La probabilidad de que no hayamos encontrado un objeto con el brillo y la distancia adecuados simplemente debido a las limitaciones de los estudios se estima en alrededor del 30 por ciento«, dice Volk.

Otra posible alternativa, se puede deber a una estrella que pasó cercana al sistema solar en la historia reciente. Esta podría haber alterado el plano de los objetos exteriores.

«Una estrella que pasa atraería todas las ‘peonzas’ en una dirección«, dijo Malhotra. “Una vez que la estrella se ha ido, todos los KBO volverán a su precesión anterior. Eso habría requerido un pasaje extremadamente cercano a unos aproximadamente 100 AU, y la disformidad se borraría en 10 millones de años, por lo que no consideramos que este sea un escenario probable»

Otra alternativa, sería que el supuesto Planeta X tenga una órbita altamente excéntrica que periódicamente lo lleva dentro del cinturón de Kuiper.

Podríamos pensar, por ejemplo, que el Planeta X pasa la gran mayoría de su gran órbita en las cercanías de la Nube de Oort interior, pero se acerca al Cinturón de Kuiper exterior al alcanzar su perihelio de unos 80 UA.

Eso explicaría, muy claramente, por qué hay una brecha tan significativa en los cuerpos entre el acantilado de Kuiper (aproximadamente unos 55AU) y la Nube de Oort interior (aprox 2000AU). Esta área es barrida por la órbita altamente excéntrica del Planeta X, creando las anomalías en el disco disperso extendido. Además, esta teoría explica la falta de avistamiento al tratar de observar el objeto.

Reflexión Final

Por el momento las teorías son, solo teorías. Cada vez hay mayor cantidad de estudios que evidencian que algún objeto masivo o medianamente masivo se encuentra en las afueras de nuestro sistema solar.

Para llevarlo a nuestras dimensiones y percepción de distancias, es como decir que algo que no conocemos y no podemos ver está en el patio trasero de casa.

Quizás algún día, con el avance de la ciencia, tendremos la foto tan ansiada y nuevamente nuestra percepción del sistema solar cambie.

Trabajo original de los autores: Puede bajarlo haciendo clic en: Evidencias Planetarias del Planeta X

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba