Zodiaco

Todo sobre tu signo: Leo

Leo es una de las constelaciones del zodíaco y se encuentra entre Virgo y Cáncer. Representa al León.

Características principales de Leo

Leo es un signo que pertenece al signo de fuego. Se caracteriza especialmente por su capacidad de liderazgo, por su coraje, fuerza y convicción. Es uno de los signos más dominantes del zodíaco. Su estación es el verano, su día de la semana el domingo, su planeta es el Sol, su color el amarillo, sus piedras preciosas el diamante y el oro y su perfume la rosa. Las personas de Leo nacen entre el 23 de julio y el 23 de agosto.

Fortalezas de Leo

Del mismo modo que sucede con el león, las personas de Leo suelen no tener temor a los riesgos. Suelen ser personas determinadas que se dirigen directamente a lo que desean y no tienden a tener muchas dudas cuando quieren algo. Son padres y madres protectores que tienden a darlo todo por sus hijos del mismo modo que los leones y las leonas. Tienen una gran capacidad de amar que es digna de admiración.

Leo aborda los hechos relevante de su vida con pasión. Desarrollan, además, una faceta artística donde son capaces de demostrar su virtud en cada una de las obras que realizan. A la hora de demostrar sus sentimientos, son personas emotivas y sensibles, a la vez que tienden a ser apasionadas y conmovedoras. Parte de su éxito en la actividad artística tiene que ver con la pasión y la entrega que ponen en cada una de las cosas que realizan. Son personas que dedican muchas horas a llevar a cabo de la mejor manera el trabajo que se les encomienda.

Debilidades de Leo

Leo es un signo muy virtuoso, pero muchos de sus beneficios pueden llevar a su perdición también. Son personas que reciben mucha atención y amor y que generan muchas oportunidades como consecuencia de su popularidad. No obstante, a veces, cuando se encuentran en la cima, tiene problemas para mirar para abajo. En este sentido, Leo es de los que tratan bien a los demás, pero pueden tener problemas al momento de elegir a sus amistades y parejas. En este sentido, son personas que suelen buscar que los demás brillen tanto como ellos. A su vez, al tener éxito en su acercamiento a otras personas, pueden tener problemas para generar interacciones emocionales plenas, lo que puede llevar a que se sientan vacíos en algunas ocasiones.

A veces, la vida de Leo se puede convertir en un circulo vicioso en el que ellos solamente tienen tiempo para resolver problemas o para socializar. Son personas que no tienden a ver la sencillez de la vida. Además, muchas veces ponen toda su atención en la familia siendo esta su principal prioridad, lo que puede llevar a que se pierdan un poco a sí mismos. son personas muy trabajadoras, por lo que tienden a la estabilidad económica o al éxito, pero suelen estar cansadas, tener estrés, enfermedades físicas y también perder el tiempo para dedicarse a sí mismos.

Signo Leo
Leo es una de las constelaciones del zodíaco y se encuentra entre Virgo y Cáncer. Representa al León.

El signo de fuego

Los signos de fuego son Leo, Aries y Sagitario. El fuego es energía vital, es acción, es energía, es proactividad. Son personas apasionadas y de gran voluntad y entusiasmo. Son los signos más temperamentales, más impulsivos e intensos de todo el horóscopo, con todo lo bueno y lo malo que esto puede implicar. Las personas de signo de fuego tienden a tener capacidad para ser líderes naturales y defensores de sus ideas. Son generadores de proyectos ambiciosos todo el tiempo, a la vez que tienen capacidad y facilidad para generar cambios radicales en su entorno.

Los vínculos de Leo con la familia y las amistades

Hay quienes consideran que Leo es el signo más espléndido del Zodíaco. Por eso, son personas que tienden a hacer amistades leales y generosas. Son personas que hacen esfuerzos por ayudar a los demás, incluso en conflicto con sus propios intereses. Tienen personalidad fuerte y segura y tienen la capacidad de incomodar a cualquiera.

Los de Leo son personas amables y modestas. Gustan de organizar fiestas y de ser anfitriones. Rara vez son personas que están solas. La interacción es parte de su naturaleza. Sus amigos cercanos se eligen especialmente por tener el mismo sentido del compromiso y de dignidad.

En lo que respecta a la familia, hemos dicho ya que Leo suele hacer casi todo lo que esté a su alcance para proteger a sus seres queridos. Son personas que ayudan a los familiares y los cuidan contra viento y marea, a la vez que su lealtad suele ser para toda la vida.

Los vínculos de Leo con el amor y la sexualidad

Las personas de Leo tienden a ser muy fáciles de provocar en el sexo. Son personas pasionales y fogosas como signo de juego. Buscan hacer sentir a la otra persona como si estar con un signo de Leo fuera lo mejor que le pudo pasar. En este sentido, la superioridad que tiende a caracterizar a Leo se demuestra también en la vida sexual. Un Leo espera dar su mejor desempeño siempre y puede sentir frustración hacia sí mismo si esto no fuera de esa manera.

En cuanto a los vínculos románticos, las personas de Leo tienden a darlo todo, al igual que en el resto de los ámbitos. En este sentido, lo dan todo por las personas a las que quieren, a la vez que son muy leales.

Constelación Leo
De las 13 constelaciones del zodiaco, Leo el León es una de las más fáciles de identificar en el cielo nocturno.

Leo en el dinero y la profesión

Los Leo lo dan todo en los desafíos que se proponen. Por eso, son personas que suelen tener una gran capacidad para tener éxito en sus actividades laborales. Tienen grandes capacidades de dirección y liderazgo de los demás. Todas estas cualidades llevan a que sean personas que pueden desarrollar una vida económica segura a largo plazo.

Leo y la mitología

La mitología griega indica que, con la constelación de Leo, Zeus había tenido el deseo de honrar al rey de los animales. Pero también hay quienes señalan que era una conmemoración al León de Nemea, hijo de Equidna y Tifón, un animal invulnerable que asolaba los campos devorando al ganado y las personas. Hércules tenía como primera tarea matar a este animal. Este león tenía una cueva con dos entradas donde vivía. Hércules tapó una de esas entradas y entró por la siguiente para sorprender a la fiera. Lo abrazó apretándolo hasta ahogarlo y luego lo desolló usando sus propias garras. Tomó su piel y usó su cabeza como un casco.

Agregar Comentario

Click aqui para más comentarios

Total
0
Share