Noticias

Un nuevo paradigma. Las Pirámides de Crimea

Dicho descubrimiento podría tirar por tierra todas las teorías actuales sobre nuestro pasado. Las pirámides de Crimea, según los expertos parecen ser mucho más antiguas que las descubiertas hasta la fecha, su aparición se remonta a más de 16000 años a nuestra época.

Estudios modernos de frecuencia sugieren que una de las pirámides se funde sobre una esfinge, similar a la de Guiza, pero cuya cabeza surge o aparece sobre una de las caras exteriores de la pirámide, e incluso, dicen, además alberga en su interior a una criatura momificada.

Imagen computarizada
Imagen computarizada Pirámide de Crimea

Durante muchos siglos estas pirámides pasaron inadvertidas, tanto a arqueólogos, geólogos y a los mismos residentes locales.

Según el investigador ucraniano Vitaly Gohom, estas enormes construcciones permanecieron “invisibles” por una sola y sencilla razón: se cubrieron poco a poco a lo largo de los años, quedando completamente cubiertas.

Se descubrieron por accidente; cuando Gohom y su equipo fueron a buscar fuentes de agua subterránea (la falta de agua es un viejo problema en la región).

Por casualidad, la expedición detectó una radiación de ultra-alta frecuencia, cerca de la superficie y se topó, literalmente, con la presencia de un objeto subterráneo misterioso. Así fue como comenzaron a las excavaciones.

A los 9,5 metros de profundidad, los investigadores llegaron a una losa, que estaba cubierta por una capa grasienta. Al romperla hallaron en su interior una cavidad hueca. Como una cavidad de entrada, de forma cilíndrica.

Los exploradores ingresaron, hasta llegar a una profundidad de aproximadamente 38 metros, allí comenzaron a darse una serie de problemas como continuos deslizamientos de tierra, el rompimiento sucesivo de los cables de descenso. Ante esta situación los investigadores decidieron, por el peligro que representaba, suspender de momento la excavación y ya no continuaron su descenso hasta el fondo, como deseaban.

Después de comprobar y analizar todos los datos descubiertos, se encontró que la construcción tenía forma de una pirámide regular truncada, con aristas cortadas. Su altura es de 45 metros y la longitud de la parte inferior es de 72 metros que, por cierto, representan la misma relación entre base y altura de 1:1,6, que corresponde a la relación o proporción denominada “de oro”, misma de la Gran Pirámide de Guiza y de todas las demás pirámides descubiertas hasta hoy.

Las primeras 7 pirámides

Después del primer descubrimiento los científicos fueron ya, deliberadamente, buscando otros vestigios en los alrededores. Donde encontraban una poderosa radiación, cavaban. Pronto encontraron otra pirámide y luego otra, hasta llegar al número de siete.

Después de las tres primeras, descubrieron que las mismas se encuentran alineadas en una dirección y orientación específica. Todas las evidencias anteriores según Vitaly Gohom, lleva a pensar que los constructores de estas antiguas pirámides, pertenecían a una civilización verdaderamente muy desarrollada.

Similitudes con las antiguas pirámides del Tibet

Las siete pirámides de Crimea, además de calculársele la misma edad que las pirámides del Tibet, parecen formar parte de una red.

Se encuentran perfectamente alineadas formando una estructura en forma de red, interconectando distintos centros de energía a nivel planetario. Proyectando su extremo noroeste, las pirámides de Crimea se cruzan con el centro de energía de Stonehenge, y en la dirección contraria, hacia el sureste, se interconectan con las pirámides del Tibet y también con las que se especula que existen hundidas en la Isla de Pascua.

A partir del verano de 2001 las investigaciones en la región y sobre estas pirámides de Crimea se incrementaron, estudiando en lugar científicos de diferentes países. Todos ellos coincidieron que se trataba de un descubrimiento único.

Las pirámides subterráneas fueron escaneadas por diferentes dispositivos y, como resultado de dicha búsqueda avanzada, nuevas construcciones megalíticas continuaron descubriéndose.

En el complejo de Crimea se han encontrado ya 37 construcciones piramidales, 28 de las cuales forman un gran rombo, en cuyo centro, en el pueblo Krasniy Mak, está la pirámide central, la número 29, de 56 metros de alto (un poco más de veinte pisos de altura).

En otro lado, en los alrededores de Yalta, otras siete pirámides forman otro pequeño rombo adicional dentro de aquel otro rombo, en cuyo centro a la vez, se encuentra la pirámide número 37.

Los miembros del grupo de investigación efectuaron un análisis comparativo de las pirámides de Crimea y las de Egipto en Guiza y han confirmado que los antiguos egipcios y los constructores misteriosos de Crimea, utilizaron prácticamente los mismos materiales.

La radiación emitida por las pirámides captada por sensores especiales, suponen los estudiosos, es porque en su construcción (esto es extremadamente importante para comprender el fondo energético concebido y ejecutado) fueron utilizados metales como el cobre, el aluminio y el plomo, que debidamente interrelacionados y conectados, en contacto con la arcilla pueden formar un excelente semiconductor de frecuencia, que podría transformar la energía solar.

Dicha energía debió utilizarse, especulan los científicos, “para realizar algunas operaciones de insospechada importancia”.

Agregar Comentario

Click aqui para más comentarios

Total
0
Share